85 años del nombramiento del primer alcalde socialista de Águilas

El 21 de febrero de 1936 se constituyó la segunda Corporación Municipal de la Águilas republicana. Quien asumió entonces la alcaldía, tras cerca de cinco años de gobierno del Partido Republicano Radical, fue José Fernández Navarro, una de las figuras más relevantes del socialismo aguileño desde su fundación y, a la sazón, el primer regidor con carnet del PSOE.


La Agrupación Socialista Aguileña se había convertido en 1936 en un auténtico movimiento de masas. En torno a la Casa del Pueblo y a las diferentes sociedades obreras afectas a la UGT se había agrupado el grueso de la clase trabajadora local. Tras años de intensa lucha política contra quienes habían sido sus aliados en la batalla por alumbrar la República en Águilas, los socialistas conseguían imponerse a los republicanos radicales para conformar una nueva corporación de la que éstos últimos fueron excluidos.


Las elecciones del 16 de febrero de 1936 arrojaron una clara victoria para el Frente Popular, una coalición que en el municipio estaba fundamentalmente sustentada por los elementos socialistas. Su candidato más votado, el aguileño Francisco Félix Montiel, se impuso por casi tres mil votos de diferencia al centrista Francisco Medina Clares, el aspirante de la CEDA que más apoyo obtuvo.


Tras la victoria de las izquierdas, el nuevo gobierno de la nación reconfiguró la administración política de muchas provincias y municipios, nombrando en ellos a regentes afines¹. Con este cometido, fue enviado el citado Montiel por el gobernador civil de Murcia para posesionar un nuevo cabildo para Águilas. La sesión constituyente se celebró en un ambiente festivo, tal y como refleja la prensa de la época².


«Mientras que los nuevos concejales celebraran la sesión, fue acudiendo público a la Plaza de la República, hasta que ésta quedó llena por una compacta muchedumbre, que enarbolando banderas republicanas y socialistas, no dejaba de dar vivas a la República y de pedir que salieran a los balcones del Ayuntamiento el señor Montiel y los concejales (…)».


Tras siete años de constante lucha, primero contra la monarquía de Alfonso XIII y luego contra el republicanismo derechista, el Partido Socialista alcanzaba la ansiada alcaldía. El honor recayó sobre José Fernández Navarro, un capataz facultativo de minas de 56 años que gozaba «de mucho prestigio»³ y era «muy querido por todos»⁴. Conocido popularmente como el «Oso Blanco», se había convertido en uno de los veteranos de la política aguileña, ejerciendo como concejal durante la dictadura de Primo de Rivera (1924-1925) y el período republicano (1931-1937), en el que se destacó como portavoz de la Minoría Socialista en los plenos municipales.


La nueva Corporación liderada por Fernández Navarro era un reflejo de la victoria electoral de las izquierdas: 19 concejales para el PSOE y 3 para Unión Republicana; los republicanos radicales y la derecha monárquica quedaron marginados, perdiendo la representación de la que gozaban hasta entonces.


José Fernández Navarro ejerció como alcalde hasta su dimisión el 6 de marzo de 1937. Su gobierno se vio interrumpido por el golpe de Estado propiciado por los sectores militares más conservadores y la consecuente guerra civil. Para el imaginario colectivo de Águilas queda la imagen de este alcalde honesto que defendió los intereses de los vecinos más vulnerables. De temperamento moderado, se opuso al radicalismo de la guerra, siendo su actuación clave en el apaciguamiento de las tensiones sociales en la localidad tras el estallido de la contienda armada.


Notas

¹ La legislación republicana facultaba a los gobernadores civiles de las provincias para destituir y nombrar a los integrantes de las corporaciones municipales.

² El Liberal (Murcia), 22 de febrero de 1936.

³ Ídem.

⁴ Ídem.


- José Fernández Navarro, primer alcalde socialista de Águilas.